Cómo proteger a los niños de los cambios de temperatura

Cómo proteger a los niños de los cambios de temperatura

Autor: Carlos Guillermo Gómez González

¿Has escuchado a tu doctor decir “evita los cambios bruscos de temperatura”? La llegada del otoño indica no solo buenos momentos en familia, sino que también quiere decir que es momento de redoblar esfuerzos para cuidar a los pequeños de la familia de enfermarse. Contraer un proceso infeccioso se ve favorecido por los cambios bruscos de temperatura. Bien lo decía la abuela, “tápate, evita esos cambios de temperatura”. Esto puede parecer algo que no conlleva consecuencias graves pero recuerda que siempre debe de ser prioritario mantener a tus pequeños en un estado de salud óptimo. Nos acercamos con un especialista en el tema para saber qué puedes hacer desde casa para evitar enfermedades estacionales y en qué momento es acertado acudir al médico.

father teaching his son how to ride a bike

¿Qué provoca los cambios de temperatura?

Las bacterias y los virus se ven favorecidos cuando el organismo se expone a esos cambios bruscos de temperatura, y  el sistema inmunitario se ve comprometido para una buena respuesta en contra de los agresores.  Los cambios de temperatura afectan tanto a grandes como a pequeños por igual. Sin embargo, los niños son más propensos a enfermarse si no tienen un fuerte sistema inmunitario.

Algunas de los padecimientos que pueden ser causados por los constantes y bruscos cambios de temperatura son:

  • Infecciones Virales
  • Infecciones Bacterianas 
  • Proceso de alergia manifestados en la piel y vías respiratorias como rinitis y asma
  • Resequedad en la piel
  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Asma
  • Rinitis
  • Lagrimeo en los ojos
  • Bronquitis
  • Tos seca.
a person holding a thermometer

¿Cómo se pueden evitar estos padecimientos?

Puedes seguir los siguientes consejos para limitar el daño que el cambio de temperatura puede provocar en tus pequeños:

  • Evita pasar de un cuarto cálido y salir al aire libre.
  • Mantén tu casa en una temperatura entre los 25 y 27 grados centígrados
  • En caso de salir de casa, lleva siempre un abrigo en caso de que el clima cambie durante el día.
  • Si utilizas filtros de aire, asegúrese que estos estén limpios y sin basura acumulada.
  • Acudir con un médico una vez que el pequeño presente síntomas persistentes.
  • No es recomendable el uso de calefactores (eléctricos o de aceite) que van a favorecer esos cambios bruscos cuando salgas o van a resecar el medio ambiente.  

En colaboración con el Dr. Carlos Guillermo Gómez González, quien es Pediatra con consultorio en la alcaldía Venustiano Carranza , Ciudad de México. Concluyó con éxito la Especialidad en Pediatría en el Sector Salud; así mismo obtuvo su título como Médico Cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México y es experto en temas como Asma, Rinitis y Dermatitis atópica.

¡Déjame tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido