El león Kandinga

El león Kandinga

Leer fábulas es algo a lo que estoy enganchada y a mis peques, Gololo y Toin, también les divierten mucho esas historias breves de las que extraemos una lección. Pero no siempre se llega a esta lección de una manera “agradable”… En ocasiones, los animales protagonistas tienen que pasarlo un pelín mal para aprenderla.

La editorial Kalandraka nos acerca en esta ocasión a una fábula africana de la tribu Bantú, la del león Kandinga para explicar que la crueldad y el egoísmo conducen a la desgracia a quien no comparte lo que tiene.

La pluma del camerunés Boniface Ofogo deja de manera física- para nuestro disfrute- este maravilloso relato que forma parte de la rica tradición oral de los Bantú.

Sinopsis de El león Kandinga

La historia de Kandinga atesora la sabiduría de los pueblos africanos, su milenaria tradición oral y la riqueza de su cultura. Un relato que invita a un viaje imaginario hasta la recóndita sabana para conocer a sus habitantes: cocodrilos, elefantes… Y ejerciendo su hegemonía sobre todos ellos, el león.

El protagonista de esta fábula es un rey venido a menos -viejo, enfermo y abandonado- por culpa de su crueldad. El egoísmo y la avaricia son malos compañeros de viaje, no sólo para los animales salvajes, sino también para las personas…

Reseña de El león Kandinga

Kandinga nos observa, fiero, desde la portada de este álbum ilustrado de Kalandraka apto para todas las edades a partir de los 7 años (aproximadamente, ya sabes). La combinación de colores rojos, negros y amarillos y esos trazos tribales a los que Elisa Arguilé consigue dotar de vida, hacen que deseemos perdernos de inmediato en la historia de este viejo león africano.

Kandinga ha sido el león más temido y cruel, por estos motivos ahora, en su vejez, se encuentra solo y hambriento. Un buen día, una liebre se acerca al rey de la sabana y le ofrece su ayuda para cazar algunas deliciosas piezas de carne fresca. Eso sí, deberá compartir el alimento con ella.

Con un astuto plan, la liebre consigue engañar a algunos animales para que caigan en las hambrientas fauces del viejo león Kandinga pero… ¿cumplirá el felino la promesa que le hizo a la liebre?

Boniface Ofogo Nkama comparte desde 1994 los cuentos que le contaban a él, siendo niño, en la pequeña aldea donde nació, Omassa, en el centro de Camerún.

Esta historia de Kandinga forma parte de la rica e inagotable tradición oral de los Bantú, que pueblan las selvas y sabanas africanas desde el centro de Camerún hasta Sudáfrica.

Gracias a la aportación artística de Elisa Arguilé, el león Kandinga cobra vida a través de unas ilustraciones con muchísima personalidad, capaces de trasladarnos a una África onírica en la que todo es posible.

El león Kandinga es, sin duda, una joya más del amplio catálogo de Kalandraka, fue
PREMIO FUNDACIÓN CJ DE CULTURA en Corea en el 2º Festival de Álbum Ilustrado en 2009.

Un cuento que lleva generaciones transmitiéndose de manera oral, que alecciona sobre la importancia de ser bondadoso y cumplir las promesas, de compartir y no ser cruel. Eso sí, en este caso-como en tantos otros cuentos tradicionales-la historia termina de un modo bastante “crudo”. Os lo dejo como aviso a quienes buscáis finales amables y personajes llenos de valores positivos.

¿Quién se anima a adentrarse en la sabana para conocer al temido león Kandinga? ¿Tú? ¡Valiente!


Puntuación: 4.5 de 5.

Autor: Boniface Ofogo

Ilustradora: Elisa Arguilé

Editorial: Kalandraka

Edad: +7 años

ISBN: 9788492608010

¡Déjame tu comentario!

Información básica sobre Protección de Datos Responsable: Vanessa Sotoca Sanz Finalidad: Gestión de comentarios y control del spam Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos. Derechos: Acceso, recrificación, portabilidad y olvido. Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web GOLOLO&TOIN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido